Bienvenidos a El Club De La Familia

¡Por fin, el Portal que tanto estabas esperando!
El Club De La Familia

Donde un grupo selecto de Profesionales responderán a vuestras preguntas. Interrogantes que van apareciendo en vuestras vidas conforme vais creciendo y pasando etapas junto a vuestros hijos y pareja.
Atte.,
Elclubdelafamilia.com

http://www.elclubdelafamilia.com/

Datos personales

Mi foto
“Tenemos la hipótesis de que el perdón permite a una persona vencer una situación sobre otra que se podría haber convertido en la mayor fuente de estrés y que le podría afectar mental y biológicamente. El perdonar trae un cambio de pensamiento dramático y un equilibrio mental en la persona”

viernes, 9 de septiembre de 2011

Cómo tratar a personas difíciles


Todo el mundo ha tenido que tratar en alguna ocasión con ellos: entorpecen el trabajo, vician el ambiente y tratan de poner trabas hasta a lo más sencillo. Con este curso aprenderá gratis a descubrir y tratar a algunos de los tipos más habituales de personas difíciles. El resultado le sorprenderá.

1. Algo que debes saber
Tu objetivo.- En lo referente a los problemas que surgen en el trato con los demás hay un objetivo prioritario, sobre todo si trabajas a la velocidad de la vida: dar con una solución rápida y definitiva que cumpla con los objetivos del trabajo y de las personas involucradas en el problema. Ahora, ya sabes adónde pretendes llegar y tendrás conciencia de que no habrás tenido éxito hasta que cumplas con la totalidad del objetivo.
La gente no cambia.- Lo primero antes de pretender tratar con personas difíciles, es convencerse de una realidad indiscutible: no las vas a cambiar. Es decir, no vas a cambiar su forma de ser. Cuando hayas aceptado esta verdad, tu nivel de tolerancia se incrementará de una forma espectacular. Es probable que empieces a pensar que esas personas con las que antes chocabas, simplemente no son como tú. Sin embargo, no te desesperes, hay algo que si puedes modificar de esas personas. Con su colaboración, podrás cambiar su comportamiento.
Cambia el enfoque.- Nos molesta y entristece que otras personas no cambien porque creemos que sí pueden hacerlo. Vemos frustrada nuestra expectativa de conseguir una persona a nuestra medida. ¿Por qué no probar un enfoque distinto?
Lo que sí puedes es animarles a que modifiquen su comportamiento. Así, si eres una persona ordenada y te enfrentas a un desordenado, comenta: "Sé que no eres una persona ordenada, pero.. .¿Podrías ser una persona desordenada que, de vez en
cuando, cuelga las toallas en el toallero?".
Realizar una petición concreta es de gran ayuda, aunque no debes realizarla más de dos o tres veces. De esta manera, reduces tus expectativas y, al no esperar que el 100% de las cosas estén ordenadas, te satisfará ver un 75% sí lo está. Además, la persona se siente aceptada en lo esencial y la petición no le ofende ni crea resentimiento.

2. Los dos tipos de enfado
Seguridad.- Existen ciertos tipos de comportamientos problemáticos que casi todos podemos adoptar. Generalmente surgen de la nada y es importante que los detectes lo antes posible. De este modo, podrás cumplir tu objetivo: resolver el problema de forma rápida, definitiva y satisfactoria para todos los implicados.
En los siguientes e-mails vamos a tratar las diferentes tipologías de comportamientos problemáticos. El primero de éstos es el enfado. Algunas personas se enfadan con razón, otras sólo para conseguir que las cosas se hagan como pretenden. Estas dos clases de enfado no deben tratarse del mismo modo y, por ello, vamos a estudiarlas por separado:
-El enfado justificado: rara vez es un buen método para lograr un objetivo, pero los humanos cometemos errores. La cuestión es cómo controlar y diluir el enfado lo antes posible.
Soluciones:
-La persona que se enfada siente que nadie le presta atención. Lo primero que debes hacer es escuchar lo que tenga que decir.
-Muéstrale que entiendes su punto de vista. Puede que no esté en tu mano el concederle lo que desea, pero de esta manera demuestra que tomas en cuenta sus sentimientos.
-Una persona que se enfada sólo quiere una cosa: resultados. Así pues, el paso siguiente es llegar a un acuerdo que lo satisfaga.

-El enfado táctico: en este caso, lo peor que puedes hacer es permitir que se salgan con la suya, puesto que entonces emplearían la táctica una y otra vez contigo y con otras personas.
Soluciones:
-Muéstrate seguro de ti mismo y no permitas que nadie te grite o despotrique delante de ti.
-Abandona la conversación con esa persona si ves que no se calma, amenázala con abandonar la habitación si no remite.
-Reacciona de igual modo ante futuros enfados hasta que esta persona aprenda a comunicarse contigo de forma racional y educada.

3. El chantaje emocional
Una forma de manipulación.- El chantaje emocional es un arma que se emplea con frecuencia para conseguir que el interlocutor haga lo que el chantajista se propone.
El chantaje utiliza el sentimiento de culpa o la necesidad de sentirse valorado para manipular a los demás y lograr un resultado concreto.
Sin embargo, esta técnica nunca funciona con personas seguras de sí mismas.
Quienes la utilizan reconocen enseguida a las personas seguras de sí mismas y ni se plantean el emplearla. Así, transmitir seguridad es el mejor antídoto contra esta clase de manipulación.
Soluciones:
-Procura detectar los chantajes emocionales. Si te sientes culpable por negar algo a alguien o te incomoda tener que dar una respuesta determinada, hazte la siguiente pregunta: "¿Estoy sufriendo un chantaje emocional?".
-Si tu interlocutor no siente remordimientos por emplear una táctica tan rastrera, tú tampoco debes sentirlos por no caer en su trampa.
-Mantente firme. Si insiste, aplica la técnica del disco rallado. No permitas que te haga sentir mal: es ella quien se comporta injustamente, no tú.

4. El jefe que nunca te apoya
Problemas con los superiores.- Los jefes difíciles pertenecen a la categoría de "gente más conflictiva" con la que puedes tener que tratar. El problema se agrava porque tienen en su mano tu carrera y, por ello, temes contrariarles.
En los siguientes e-mails vamos a tratar las diferentes tipologías de jefes problemáticos que existen. El primero de ellos es el siguiente:
-El jefe que nunca te apoya: Suele ser amable y afable y acostumbra a tener un buen carácter. Pero cuando necesitas que tome una decisión, se escabulle, te ignora o simplemente desaparece.
Soluciones:
-Si le pides una opinión sincera sobre tu desempeño, no hará ninguna crítica para no incomodarte. Lo único que lograrás es que te asegure una y mil veces que todo está bien. Si sospechas que hay algún problema, plantea la pregunta de otro modo: "¿Qué cree que podría hacer para mejorar mi trabajo?". Contestar a esta pregunta le hará sentirse útil en lugar de hiriente.
- Si tu jefe te contesta con evasivas, puedes dar por sentado que hay algún problema. Este tipo de jefe comentará mejor el problema si lo planteas como algo evidente.
-En el caso de el jefe sea un indeciso que tiende a postergar eternamente la toma de una decisión, compórtate com si fueses una especie de asesor extra oficial y ayúdale a dar con la solución. O, si es posible, toma tú la decisión. Comenta el problema y di algo del estilo: "Es una gran idea. Le diré lo que yo haría...".
- Nunca presiones demasiado a esta clase de jefes. Al sentirse contra las cuerdas, tienden a tomar una decisión al azar, sin importar si es o no la más indicada, por no volver a oírte.

5. El jefe que te vigila de cerca
Una forma de manipulación.- Otra tipología habitual de superior problemático es la siguiente:
-El jefe que te vigila de cerca: una de las experiencias profesionales más frustrantes consiste en ver cómo te niegan la posibilidad de asumir responsabilidades para las que estás perfectamente capacitado simplemente porque tu jefe no es capaz de delegar. En la práctica, con ellos no podrás hacer nada sin su visto bueno. Se trata de amantes del control, seres ávidos de poder; perfeccionistas o responsables que tienen un miedo enfermizo a que sus empleados destaquen más que ellos.
Soluciones:
-Procura no cometer errores graves que justifiquen la necesidad que siente tu jefe de controlar tu trabajo.
- Presta atención a sus explicaciones y miedos, aunque te parezcan infundados. Puedes tranquilizarle asegurándole que el problema que le preocupa no volverá a ocurrir.
-Imita a tu jefe. Sé que parece un consejo de locos, pero no lo es. Si trabajas como él, es más probable que empiece a confiar en ti.

6. Los conflictos en el equipo
Problemas que nacen en tu equipo- Como jefe, seguro que sabes que, por experto que seas en el trato con personas difíciles, no es posible evitar los conflictos cuando personas no expertas se relacionan entre ellas. Los conflictos del equipo te conciernen aunque no formes parte de ellos. Es más, un problema así podría entorpecer el trabajo de todos y suponer una importante pérdida de tiempo.
Soluciones:
Lo primero es reconocer que en los equipos con un buen líder surgen menos conflictos que en los mal dirigidos. En ese sentido, cuanto mejor hagas tu trabajo, más sencillo será mantener la paz. Algunas claves para conseguir que el equipo trabaje contento son las siguientes:
-Asegúrate de que todos realicen un trabajo que les resulte agradable y se ajuste a su formación.
-Da un trato cordial a los empleados y hazles saber que pueden hablar contigo si tienen un problema.
-Comprueba que estén motivados.
-Procura que los miembros de tu equipo conozcan el objetivo de su puesto y del conjunto del equipo.
-Si un miembro del equipo está estresado, haz lo posible para ayudarle a relajarse. Todo estos son habilidades esenciales que todo buen jefe posee. Sin embargo, hasta el mejor equipo sufre, de vez en cuando, un conflicto. Lo que debes hacer entonces es:
-Mantén una conversación distendida e informal sobre el asunto con los empleados implicados; busca un momento en el que nadie tenga prisa.
-Deja claro desde el principio que tu trabajo consiste en ayudar al equipo a cumplir sus objetivos con la mayor eficacia posible.
-Pregúntales si te aceptan como mediador y defiende tu convicción de que hablando llegarán a un entendimiento, pero pídeles que se comprometan a aceptar tu decisión en el caso de que no lleguen a un acuerdo.
-Intervén lo menos posible en la conversación. A ser posible sólo para recordarles las reglas.
- No permitas que la reunión termine sin que lleguen a un acuerdo.

7. Facciones de un mismo equipo
Existe algo peor que un choque entre personalidades entre dos miembros de un equipo y es cuando éste se divide en facciones.
Un equipo puede dividirse por tres causas principales:
-Por desacuerdos en temas de política interna: un fuerte desacuerdo con respecto a un objetivo colectivo puede provocar un cisma interno en el equipo. Algunas soluciones válidas son: detecta el problema lo antes posible y convoca una reunión para comentar el problema y recordarles los objetivos al equipo. Una vez tomada la decisión, indica el final de la reunión. No tiene sentido que los miembros del equipo sigan discutiendo las ventajas e inconvenientes de las distintas opciones por que ya es tarde.
-La lucha por el poder: son más difíciles de manejar y en ellas las facciones se agrupan en torno a dos cabezas bien visibles. Para solucionarlo: esta situación sólo se da si los dos líderes avanzan en direcciones opuestas, así que debes lograr que vuelvan a funcionar como un equipo, con metas y objetivos comunes. Procura citar a los dos líderes para que comenten sus diferencias, pero muéstrate firme y seguro de ti mismo con ambos y enséñales que el equipo no se habría dividido a no ser por su ambición.
-Rivalidad entre grupos: el problema se da cuando el equipo ya está dividido en sub equipos. Pero, cuidado, no des por sentado que el conflicto es sólo negativo, puesto que, en ocasiones, aviva un sano afán de competencia, aunque procura que ninguno de los grupos se desanima por los logros del otro ni se siente "perdedor". Además, si el ambiente se vuelve tenso y la rivalidad adquiere visos demasiado serios, cambia a algunos de los miembros clave en el conflicto para que dejen de competir.

8. Guía de personalidades conflictivas
Repasaremos en este último e-mail algunas de las tipologías de personas conflictivas más comunes:
Personas poco comunicativas: hablan poco y no son conscientes de lo poco que ayudan. A menudo son problemáticos debido al escaso compromiso que aceptan, por lo que suelen enfadar al resto de compañeros.
Soluciones:
-Bombardéala con preguntas para invitarla a hablar. Procura que sean lo más detalladas posibles.
-Formula preguntas abiertas, es decir, que no se puedan contestar con un sí o un no.

Personas que no escuchan: son personas sumamente frustrantes. No sólo no
prestan atención sino que acostumbran a hacer mal su trabajo.
Soluciones:
-Cuando les hayas dicho lo que querías, añade: "Veamos si me he explicado. ¿Podrías repetirme lo que he dicho?"
-Este tipo de personas tienen dificultades para recordar lo que se hizo la semana anterior, asegúrate de que recuerden lo necesario para hacer bien su trabajo.

Personas que sueñan despiertas: su productividad cae en picado cuando empiezan a divagar y cometen más errores, muchas veces motivadas por el aburrimiento.
Soluciones:
-Encárgale asuntos que tengan que compartir con otro empleado que se ocupará de mantenerla atenta.
-Asume que esta clase de personas no sirven para labores rutinarias. No cometas el error de encargárselas.

Personas solitarias: ten en cuenta que son poco dadas a trabajar en equipo. Parecen distantes y eso, a menudo, tiene un efecto negativo sobre el equipo, que se traduce en una reducción del libre intercambio de ideas.
Soluciones:
-Ten en cuenta que no les vas a cambiar, procura adaptarte a ellas. Concédeles la intimidad que necesitan.
-Muchas veces, este tipo de personas prefieren rehuir el cara a cara; utiliza siempre que puedas el teléfono.

Personas reservadas: guardan secretos o no comparten cierta información con el resto del equipo. Lo son o bien porque necesitan que se les reconozca su valía o porque les da sensación de poder.
Soluciones:
-Procura pedirles información concreta, si es necesario por escrito
-Procura pedirles información concreta, si es necesario por escrito
-Cuando obtengas la información necesaria, agrádeseles su ayuda para que sientan que ha hecho un bien al grupo.

Machu Picchu

Machu Picchu
Maravilla del Mundo

Grand Hotel Huánuco

Grand Hotel Huánuco
Huánuco - Perú

Seguidores

Alimentos ideales para la cena

Alimentos ideales para la cena

¿Alguna has escuchado el dicho que dice: "Desayuna como rey, come como príncipe y cena como mendigo?
Descubre qué hay de cierto en esta frase y cómo debemos interpretarlo.
• Definitivamente debemos moderar el consumo de calorías en las noches, ya que el gasto calórico disminuye considerablemente, sin embargo los órganos vitales de tu organismo nunca dejan de trabajar completamente, y de aquí parte lo importante de realizar una cena, por un lado baja en calorías, pero por el otro, rica en nutrientes que ayuden a los procesos vitales como respirar, el flujo de la sangre hacia todo el cuerpo, principalmente al cerebro, uno de los órganos que mas trabaja en la noche junto con el hígado, encargado del proceso de desintoxicación.


• ¿Cuáles son estos alimentos bajos en calorías pero ricos en nutrientes y que principalmente nos ayuden a conciliar el sueño y descansar? Las verduras; aunque con mucha tristeza reconozco, son los últimos alimentos a los que recurrimos en las noches, sin embargo por la gran cantidad de agua que nos aportan, las vitaminas y minerales, la fibra y su bajo aporte calórico se convierten en lo que debe ser la base para una cena.

• Puedes acompañar las verduras con una pequeña porción de algún cereal integral como avena, papa o elote, este grupo de alimentos contienen triptofano un aminoácido que favorece el sueño.

• El yogurt y los quesos frescos como la panela, el requesón o el cottage también son buenos aliados para conciliar el sueño.

• También es recomendable que incluyas una pequeña porción de grasa vegetal como aceite de oliva, almendras o aguacate.

• Puedes incluir un poco de proteína animal, siempre y cuando sea un corte con muy poca grasa y sólo en porciones pequeñas, esto se debe a que la proteína animal requiere de mucho trabajo de tu organismo para poder digerirla, y si abusamos de ella, mantendremos gran parte de la noche ocupado a nuestro sistema.

• Si abusas de la proteína animal por la noche tu descanso se verá afectado e incluso, al día siguiente, es probable que no tengas apetito y te brinques el desayuno y recuerda que el desayuno es, sin duda, el alimento más importante del día y nunca debemos saltarlo.

• Los embutidos, las grasas saturadas y las harinas refinadas constituyen los principales "no" para la cena, ya que tienen gran facilidad de almacenarse en nuestro cuerpo y además impiden que descansemos.

• Otros alimentos que debemos evitar por la noche son los azúcares, el alcohol y el chocolate, pues por su acción estimulante en el organismo, interfieren con el sueño y su alto aporte calórico no se consume y termina almacenándose como grasa.

• Sorprendentemente, se recomienda eliminar las frutas de la cena -pero consúmelas el resto del día, ya que elevan el índice glucémico en sangre y sus calorías, al no utilizarse, se guardan como grasa en el organismo.

IDEAS DE COMIDAS PARA LAS NOCHES

IDEAS DE COMIDAS PARA LAS NOCHES

• Siempre empieza con una crema de verduras, de las que más te gusten (solo verduras licuadas) si te gusta le puedes añadir pedacitos de queso fresco o leche descremada.

• Champiñones salteados en ajos con filete de pechuga de pollo a plancha.

• Saltado de pimientos, cebollas y alcachofas con tortillas de atún.

• Ensalada de atún con tomate y apio.

• Tortilla de verduras (4 claras y 1 huevo entero).

• Soufflés de verduras (mixtas, espinaca, alcachofas)

• Alcachofas rellenas de queso mozarela y gratinadas al horno.

• Wrap de jamón de pechuga de pavo con queso fresco y abundantes verduras frescas.

• Champiñones portobello gratinados al horno.

• Ensalada de lechugas mixtas con cubos de queso fresco, tomate, huevo duro y trozos de pollo sancochado o a la plancha.

• Puré de verduras o de alcachofa (sin papa) con filete de salmón a la plancha.

• Verduras orientales salteadas con trozos de lomito.

• Ensalada de lechuga, tomate y palta con lomito de cerdo.

• Ensalada de verduras cocidas (vainitas, betarraga, huevo duro, champiñones).

• Ensalada Capresse (cuidado con el exceso de aceite).

Share it

VALORES EN LA VIDA FAMILIAR

FACTORES ESENCIALES PARA LA IMPREGNACIÓN DE VALORES EN LA VIDA FAMILIAR

La familia es la comunidad en la que, desde la infancia, se puede aprender los valores morales, comenzar a honrar a Dios y a usar bien la libertad. La vida de familia es iniciación a la vida en sociedad. Al mismo tiempo, la familia es educadora en la fe, en los valores y virtudes; escuela del amor y del compromiso. “La familia TRANSMITE LA FE cuando cree, ama y espera”. “La familia, como la mejor escuela de oración y de vida”.
Para dar primacía voluntariamente a unos valores sobre otros, necesitamos suscitar en nuestro ánimo desde niños el sentimiento de asombro ante todo lo que encierra un valor: el clima hogareño de amor incondicional y ternura, un bello paisaje, un pueblo acogedor, una obra artística o literaria de calidad, un juego vivido con espíritu creativo, una conversación ingeniosa, un día espléndido, una acción noble, una fiesta popular o litúrgica vivida con autenticidad... Esta capacidad de emocionamos al ver la alta calidad de seres y sucesos cotidianos nos da energía interior suficiente para vencer la tendencia a las ganancias inmediatas y consagrarnos a la sociedad de modos de unión más exigentes.
Los valores, las buenas costumbres, los principios éticos, se entienden y asimilan mejor cuando se basan en la práctica diaria y en el trato con otras personas, especialmente en el ambiente hogareño. Es decir, la influencia de los padres de manera directa en sus hijos y los abuelos indirectamente puede ayudar a la tarea de educar a los nietos.

Dos aspectos importantes en relación al fortalecimiento de la enseñanza de los valores desde el hogar; lo cual ayudaría a fortalecer las relaciones humanas entre los miembros de la Familia, para una mejor convivencia, así tenemos:

a) El ambiente que debe haber dentro de la familia.
• Una participación adecuada, una relación basada en el amor y cariño.
• El saber escuchar, que permita un ambiente cálido promoviendo el crecimiento personal de cada integrante.
• Contar con todos a la hora de tomar decisiones.
• Formarse en el buen uso de los medios de Comunicación.

b) Comunicación entre todos.
• Necesidad de conversación diaria entre padres e hijos.
• La casa no es solo un lugar de descanso sino también el hogar es el centro de alivio de tensiones y un lugar de encuentro.
• Es importante conversar con los niños desde pequeños, escucharles, expresar lo que sentimos por ellos y de manera especial educar con el ejemplo.

¿Por qué educar en valores esenciales a los niños y jóvenes durante el desarrollo desde el mismo ámbito familiar?
Es verdad que los educadores tienen la responsabilidad de formar al ser humano, pero no lo es todo, porque necesita primero del apoyo primordial y fundamental de la familia, que tiene la tarea de orientar, educar, formar e impartir su propio ejemplo desde el amor y desde la vivencia de valores y virtudes; es decir, la función primordial de la familia, es la de ayudar a los hijos integralmente, a ser verdaderas personas de bien. De esta manera, surge el interés de educar en valores primordiales como:

Educar la voluntad.
• Hacerlos responsables de sus propios actos. Concienciarlos para que luchen por unos fines nobles, incluso dejarles que fracasen de vez en cuando.
• Deben aprender a resolver sus problemas.
• Responsabilizarlos de determinadas tareas. (Poner la mesa, ordenar la habitación, limpiar el baño, cuidar a los hermanos menores, regar las plantas).
• Hacerles comprender que deben aceptar y respetar las normas familiares.
Es importante sugerir que recursos puede utilizar la Familia para la consecución de la educación de la voluntad.
a) Esfuerzo motivado:
– Estimular y premiar.
– El esfuerzo prolongado merece premiarse.
– Se debe motivar y recompensar por el esfuerzo más que por los resultados.
– Tampoco se debe abusar de las recompensas materiales. (Juguetes, dulces, dinero).
b) Disciplina.
c) Educar desde un ámbito más personalizado.

Educar en el esfuerzo
- En el momento actual la comodidad, el bienestar, el placer eliminan el esfuerzo.
- La Familia debe potenciar el esfuerzo.
- Inculcar en los hijos que pocas cosas de valor se consiguen sin esfuerzo.

Educar en el orden
- Desde muy pequeños se les debe acostumbrar a colocar las cosas en su sitio.
- Los padres deben tener paciencia para dar a sus hijos el tiempo que necesitan para ordenar sus juguetes, habitaciones, etc.

Educar en la sinceridad.
- Se debe enseñar a los niños desde pequeños a decir la verdad siempre, aunque esto traiga contratiempos.
- Ayudarles a que se conozcan más a sí mismos. (Que reflexionen interiormente).
- Enseñarles a discernir entre lo principal y lo secundario.

Educar en el amor hacia los demás.
- En nuestra sociedad es difícil porque cada uno busca su comodidad, dinero, buena vida.
- Hay que enseñarles a salir de sí mismos y hacerles comprender que fuera de ellos hay mucha gente que sufre. (Niños, ancianos, enfermos). Es necesario prepararlos para la generosidad.

Educar en la tolerancia.
- Valor clave en la convivencia familiar.
- Consiste en el reconocimiento de las diferencias y la diversidad de los demás.
- Potenciar el diálogo y el consenso.

Educar en la trascendencia.
- Enseñarles a los niños la bondad, el perdón, la belleza espiritual, en la generosidad frente a los demás.
- Formar en la amabilidad, en la alegría y en la humildad, de manera especial que aprenda amar en libertad.
En la educación de los valores, la familia está llamada a recuperar su tiempo y espacio para cumplir con la responsabilidad de padres, educadores y compartir cada uno de los momentos que les ayude a crecer juntos. Les invito a hacer de su hogar un nido de amor, donde cada miembro done lo mejor de sí mismo, para convertir sus vidas en una ofrenda de amor y esperanza.
La familia es la comunidad en la que, desde la infancia, se puede aprender los valores morales, comenzar a honrar a Dios y a usar bien de la libertad. La vida de familia es iniciación a la vida en sociedad. Al mismo tiempo, la familia es educadora en la fe, en los valores y virtudes; escuela del amor y del compromiso. “La familia TRANSMITE LA FE cuando cree, ama y espera”. “La familia, como la mejor escuela de oración y de vida”.
Para dar primacía voluntariamente a unos valores sobre otros, necesitamos suscitar en nuestro ánimo desde niños el sentimiento de asombro ante todo lo que encierra un valor: el clima hogareño de amor incondicional y ternura, un bello paisaje, un pueblo acogedor, una obra artística o literaria de calidad, un juego vivido con espíritu creativo, una conversación ingeniosa, un día espléndido, una acción noble, una fiesta popular o litúrgica vivida con autenticidad... Esta capacidad de emocionamos al ver la alta calidad de seres y sucesos cotidianos nos da energía interior suficiente para vencer la tendencia a las ganancias inmediatas y consagrarnos a la fundación de modos de unión más exigentes.
Los valores, las buenas costumbres, los principios éticos, se entienden y asimilan mejor cuando se basan en la práctica diaria y en el trato con otras personas, especialmente en el ambiente hogareño. Es decir, la influencia de los padres de manera directa en sus hijos y los abuelos indirectamente puede ayudar a la tarea de educar a los nietos.
Dos aspectos importantes en relación al fortalecimiento de la enseñanza de los valores desde el hogar; lo cual ayudaría a fortalecer las relaciones humanas entre los miembros de la Familia, para una mejor convivencia, así tenemos:
a) El ambiente que debe haber dentro de la familia.
• Una participación adecuada, una relación basada en el amor y cariño.
• El saber escuchar, que permita un ambiente cálido promoviendo el crecimiento personal de cada integrante.
• Contar con todos a la hora de tomar decisiones.
• Formarse en el buen uso de los medios de Comunicación.
b) Comunicación entre todos.
• Necesidad de conversación diaria entre padres e hijos.
• La casa no es solo un lugar de descanso sino también el hogar es el centro de alivio de tensiones y un lugar de encuentro.
• Es importante conversar con los niños desde pequeños, escucharles, expresar lo que sentimos por ellos y de manera especial educar con el ejemplo.

¿Por qué educar en valores esenciales a los niños y jóvenes durante el desarrollo desde el mismo ámbito familiar?
Es verdad que los educadores tienen la responsabilidad de formar al ser humano, pero no lo es todo, porque necesita primero del apoyo primordial y fundamental de la familia, que tiene la tarea de orientar, educar, formar e impartir su propio ejemplo desde el amor y desde la vivencia de valores y virtudes; es decir, la función primordial de la familia, es la de ayudar a los hijos integralmente, a ser verdaderas personas de bien. De esta manera, surge el interés de educar en valores primordiales como:

Educar la voluntad.
• Hacerlos responsables de sus propios actos. Concienciarlos para que luchen por unos fines nobles, incluso dejarles que fracasen de vez en cuando.
• Deben aprender a resolver sus problemas.
• Responsabilizarlos de determinadas tareas. (Poner la mesa, ordenar la habitación, limpiar el baño, cuidar a los hermanos menores, regar las plantas).
• Hacerles comprender que deben aceptar y respetar las normas familiares.
Es importante sugerir que recursos puede utilizar la Familia para la consecución de la educación de la voluntad.
a) Esfuerzo motivado:
– Estimular y premiar.
– El esfuerzo prolongado merece premiarse.
– Se debe motivar y recompensar por el esfuerzo más que por los resultados.
– Tampoco se debe abusar de las recompensas materiales. (Juguetes, dulces, dinero).
b) Disciplina.
c) Educar desde un ámbito más personalizado.

Educar en el esfuerzo
- En el momento actual la comodidad, el bienestar, el placer eliminan el esfuerzo.
- La Familia debe potenciar el esfuerzo.
- Inculcar en los hijos que pocas cosas de valor se consiguen sin esfuerzo.

Educar en el orden
- Desde muy pequeños se les debe acostumbrar a colocar las cosas en su sitio.
- Los padres deben tener paciencia para dar a sus hijos el tiempo que necesitan para ordenar sus juguetes, habitaciones, etc.

Educar en la sinceridad.
- Se debe enseñar a los niños desde pequeños a decir la verdad siempre, aunque esto traiga contratiempos.
- Ayudarles a que se conozcan más a sí mismos. (Que reflexionen interiormente).
- Enseñarles a discernir entre lo principal y lo secundario.
Educar en el amor hacia los demás.
- En nuestra sociedad es difícil porque cada uno busca su comodidad, dinero, buena vida.
- Hay que enseñarles a salir de sí mismos y hacerles comprender que fuera de ellos hay mucha gente que sufre. (Niños, ancianos, enfermos). Es necesario prepararlos para la generosidad.

Educar en la tolerancia.
- Valor clave en la convivencia familiar.
- Consiste en el reconocimiento de las diferencias y la diversidad de los demás.
- Potenciar el diálogo y el consenso.
Educar en la trascendencia.
- Enseñarles a los niños la bondad, el perdón, la belleza espiritual, en la generosidad frente a los demás.
- Formar en la amabilidad, en la alegría y en la humildad, de manera especial que aprenda amar en libertad.
En la educación de los valores, la familia está llamada a recuperar su tiempo y espacio para cumplir con la responsabilidad de padres, educadores y compartir cada uno de los momentos que les ayude a crecer juntos. Les invito a hacer de su hogar un nido de amor, donde cada miembro done lo mejor de sí mismo, para convertir sus vidas en una ofrenda de amor y esperanza.
Fuente: http://www.utpl.edu.ec

LOS VALORES MORALES DENTRO DE LA FAMILIA

LOS VALORES MORALES DENTRO DE LA FAMILIA

Que son los Valores morales

Los valores morales conforman el espíritu que anima el compromiso humano y le confiere permanencia, garantizando el crecimiento de la persona y el fortalecimiento de la sociedad.
Los valores son, pues, los generadores fundamentales de una nueva realidad en la que el reconocimiento mutuo interpersonal enriquecen el “Espíritu humano “.
La difusión de los valores morales ha sido el interés de todas las sociedades, es que la raíz de la mayoría de los problemas de la humanidad conllevan los temas morales.
Cabe mencionar que son los valores morales, los que les dan significado a nuestra vida. Estos llevan a la persona a valorarse a sí misma y a los demás, crecer en dignidad y tener una cultura humanista y trascendente. El valor moral perfecciona a la persona, llevándolo a vivir en armonía, haciéndolo más humano, con mayor calidad como persona.
De poco nos sirve tener muy buena salud, ser muy creyente o muy inteligente o vivir rodeado de comodidades y lujos si no se es justo, bueno, o si no hacemos el bien, por lo tanto el valor es captado como el bien, ya que se le identifica con lo bueno, con lo perfecto o con lo valioso, pero hay cosas negativas que para algunos tienen valor y significado, convirtiéndolos así en malas personas, elementos dañinos a la armonía de la sociedad, con quién la convivencia es muy difícil; entonces el mal lo vemos como la carencia y ausencia de bien.
Es por eso que los valores hoy en día se han ido perdiendo y como consecuencia tenemos a personas con una laxa, distorsionada o nula en la escala de valores y normas, estas personas se dice que actúan de acuerdo a los antivalores.


"Vivimos en una sociedad neurótica, que propicia creencias equivocadas, que promueve valores falsos y que tiene mal establecidas sus prioridades"

Sabemos que la introspección de los valores morales comienza primordialmente en el seno familiar, estos valores morales adquiridos en el seno de la familia ayudan a insertarnos eficaz y armónicamente en la vida social; de este modo la familia contribuye a lanzar personas valiosas para el bien de la sociedad, pero cuando se nace en un núcleo familiar incompleto, desintegrado o disfuncional por ende se introspectarán valores negativos, distorsionados o desconociendo de estos, que a la larga desencadenaran violencia, delincuencia y crímenes. Pero desgraciadamente la sociedad de nuestros tiempos vive sumergida en una cultura donde las apariencias cuentan mucho, asignándole más valor y significado a los bienes materiales y superficiales. Los valores morales son los que orientan nuestra conducta, y con base en ellos decidimos como actuar y afrontar las diferentes situaciones que enfrentamos en la vida.

"Cualquier ser humano, para serlo plenamente, debería ser libre y aspirar a la igualdad entre los hombres, ser solidario y respetar activamente su propia persona y las demás personas, trabajar por la paz y por el desarrollo de la humanidad, conservar el medio ambiente y entregarlo a las generaciones futuras no peor de lo que lo hemos recibido, hacerse responsable de aquellos que le han sido encomendados y estar dispuesto a resolver mediante el diálogo los problemas que puedan surgir con aquellos que comparten con él el mundo y la vida"

TIPOS DE VALORES MORALES
Una persona valiosa, es una persona que posee valores interiores y que vive de acuerdo a ellos. Un hombre vale entonces, lo que valen sus valores y la manera en como los vive, este tipo de valores que nos hacen crecer como personas son:

ESCALA DE VALORES
VALOR: Honestidad.- son honrados, honorables, auténticos, íntegros, transparentes, sinceros, valientes.
ANTIVALOR: Deshonestidad.- Son mentirosos, manipuladores, roban, hacen trampa.

VALOR: Tolerancia.- Son respetuosos, pacientes, comprensivos, indulgentes, amables, amistosos, compasivos, serenos.
ANTIVALOR: Intolerancia.- Son irrespetuosos, intransigentes, autoritarios, arrogantes, egoístas, agresivos, violentos, desconsiderados, insensibles.

VALOR: Libertad.- Son independientes, autónomos, responsables, dignos, valientes, francos, espontáneos.
ANTIVALOR: Esclavitud.- Sumisos, cobardes, serviles, conformistas, dependientes, cortos de espíritu, inseguros.

VALOR: Agradecimiento.- Son honestos, generosos, humildes, grandes, justos, ecuánimes.
ANTIVALOR: Desagradecidos.- Son soberbios, egoístas, negligentes, avaros, desleales.

VALOR: Solidaridad.- Son entusiastas, firmes, leales, generosos, compasivos, fraternales.
ANTIVALOR: Insolidaridad.- Son negligentes, egoístas, codiciosos, mezquinos, indiferentes, apáticos.

VALOR: Bondad.- Son amables, accesibles, compasivos, generosos, fuertes, espontáneos.
ANTIVALOR: Maldad.- Son egoístas, insensibles, desconfiados, rencorosos, crueles, criminales.

VALOR: Justicia.- Son buenos, honestos, estrictos, responsables, agradecidos, tolerantes, humanos, compasivos.
ANTIVALOR: Injusticia.- Son egoístas, insensibles, arbitrarios, desagradecidos, desconsiderados, faltos de humanidad.

VALOR: Amistad.- Son serviciales, generosos, leales, francos, comprensivos, incondicionales.
ANTIVALOR: Enemistad.- Son irrespetuosos, insensibles, traicioneros, tramposos, intolerantes, peligrosos.

VALOR: Responsabilidad.- Son comprometidos, puntuales, respetuosos, trabajadores, solidario, cumplidor, fiel, sensato, maduro, recto.
ANTIVALOR: Irresponsabilidad.- Son impuntuales, irrespetuosas, inconstantes, haragán, egoísta, incumplido, infiel, insensato, inmaduro, injusto.

VALOR: Lealtad.- Son sinceros, valientes, transparentes, firmes, agradecidos, constantes, confiables, seguros.
ANTIVALOR: Deslealtad.- Son inmaduros, volubles, desagradecidos, interesados, traidores, falsos, abusivos, indignos de confianza.

VALOR: Respeto.- Son sencillos, atentos, considerados, cordiales, responsables, solidarios.
ANTIVALOR: Irrespeto.- Son desconsiderados, abusivos, groseros, egoístas, ofensivos, dañinos.

VALOR: Fortaleza.- Son firmes, claros, enérgicos, serenos, decididos.
ANTIVALOR: Debilidad.- Son vacilantes, temerosos, flojos, apáticos, cobardes.

VALOR: Generosidad.- Son espléndidos, humildes, sabios, desprendidos, humanistas, responsables.
ANTIVALOR: Avaricia.- Son egoístas, mezquinos, miserables, desconfiados, estúpidos.

VALOR: Laboriosidad.- Son diligentes, responsables, dedicados, cuidadosos, exigentes.
ANTIVALOR: Pereza.- Son inactivos, flojos, negligentes, apáticos, indiferentes, lentos, cobardes, apocados.

VALOR: Perseverancia.- Son pacientes, disciplinados, decididos, responsables, valientes.
ANTIVALOR: Desistir.- Son faltos de voluntad, caprichosos, impacientes, indecisos, mediocres.

VALOR: Humildad.- Son considerados, humanistas, respetuosos, serviciales, compasivos, solidarios.
ANTIVALOR: Soberbia.- Son arrogantes, excluyentes, insensibles, injustos, altaneros.

VALOR: Prudencia.- Son precavidos, moderados, sensatos, respetuosos, responsables, cuidadosos.
ANTIVALOR: Imprudencia.- Son irreflexivos, descuidados, incautos, indiscretos, torpes, peligrosos.

VALOR: Paz.- Son cordiales, justos, tolerantes, flexibles, sociales, ecuánimes.
ANTIVALOR: Hostilidad.- Son antisociales, intransigentes, injustos, crueles, tercos, desalmados, insensatos.

Otros valores que deberíamos agregar a esta tabla son el de la familia y el amor ya que nunca se nos enseñan a valorar a la familia y es indispensable que desde que iniciamos la vida escolar se enseñe a valorar a este núcleo familiar tanto por los padres como la escuela ya que la familia es la base de todo ser humano y es en la familia donde aprendemos a valorar a los demás, debemos aprender y enseñar que la familia es un núcleo de apoyo, unión, comprensión, cariño, orientación, respeto, solidaridad, fortaleza y enseñanza, y que debemos valorar a nuestros padres, a nuestros hermanos y así mismo los padres deben valorar a los hijos ya que de ellos dependen que los valores sean bien introspectivos y lancen a la sociedad personas productivas.
El amor aunque es considerado un sentimiento que se manifiesta en diversas emociones, debe enseñarse que este sentimiento es esencial en la vida del hombre, ya que del amor nace la valoración hacia una persona, hacia las cosas, hacia la vida y hacia uno mismo, y es por eso que debemos aprender que el amor es un valor, que el amor es la fuerza inspiradora en la vida. Debemos introyectar como dijo Don Juan De Marco a su psiquiatra el Dr. Jack Mickler en su rol como Don Octavio que "En la vida sólo hay cuatro cuestiones importantes y solamente hay una respuesta para estas, estas cuestiones son: ¿qué es lo sagrado?, ¿de qué está hecho el espíritu?, ¿por qué vale la pena vivir?, y ¿por qué vale la pena morir?; y la respuesta para tal paradigma es: el amor" (Don Juan DeMarco, 1995). Y es en el amor donde se ve reflejado el autoestima, la valoración que tenemos de uno mismo, y si no nos valoramos, no nos amamos y así mismo no podemos dar amor.
Risieri Frondizi refiere sobre las cosas nocivas pero que tienen valor y significado para algunas personas lo siguiente: "No puede llamarse `valioso´ al alcohol, las drogas y todo aquello que es placentero pero daña nuestra salud física y mental", así mismo "quien tortura y mata por placer no confiere valor al acto, sino que muestra su baja categoría moral". Es por eso que si todo acto se convirtiera en valioso al ser placentero, quedarían excluidos la `inmoralidad´ y el `pecado´ que consisten, muchas veces, en dejarse llevar por el placer frente a exigencias de otro orden.
Así como hay una escala de valores morales también la hay de los valores inmorales o antivalores. La deshonestidad, la injusticia, la intransigencia, la intolerancia, la traición, el egoísmo, la irresponsabilidad, la indiferencia, son ejemplos de estos antivalores que rigen la conducta de las personas inmorales. Una persona inmoral es aquella que decide manejar una escala de antivalores ya que los valores morales los rechaza, viola o los maneja a su conveniencia.
Gracias a esta confusión de la sociedad en lo que es más valioso
"siempre andamos tratando de tener más, de hacer más, de lograr más, de ser más; sin darnos cuenta de que si nos detuviéramos un poco para disfrutar y agradecer lo que tenemos, lo que hemos logrado, lo que ya somos, seríamos felices en ese momento"
Ya Karl Marx (1818-1883) nos decía con su filosofía que "La desvalorización del mundo humano crece en razón directa de la valorización del mundo de las cosas"; y mientras sigamos con esa ideología en que la sociedad se ve interesada en crear, deslumbrar y descubrir nuevas tecnologías e imponerlas seguiremos cegados, manipulados y engañados con la idea estúpida que el significado de la vida es el "tener" y difícilmente llegaremos a descubrir el significado real de la vida que es el "ser".
Esta valorización del mundo de las cosas se ve impulsada gracias a los medios de comunicación que junto a la mercadotecnia solamente se han interesado en manipular a la gente para vender y hacerlos creer que el tener lo es todo.
Fuente: http://www.mailxmail.com/curso-valores/valores-morales

Introyección - significado
De Wikipedia, la enciclopedia libre

La introyección es un proceso psicológico por el que se hacen propios rasgos, conductas u otros fragmentos del mundo que nos rodea, especialmente de la personalidad de otros sujetos. La identificación, incorporación e internalización son términos relacionados.
De acuerdo con Sigmund Freud, el ego y el superego se construyen mediante la introyección de patrones de conducta externos en la persona del sujeto.
La introyección es también el nombre de un mecanismo de defensa en el que las amenazas externas se internalizan, pudiendo neutralizarlas o aliviarlas; de manera similar, la introyección de un objeto o sujeto amado (por ejemplo, una persona de gran importancia) reduce la ansiedad que produce el alejamiento o las tensiones que causa la ambivalencia hacia el objeto. Se considera un mecanismo de defensa inmaduro.

FAMILIA UNIDA

FAMILIA UNIDA
La base de toda sociedad es la Familia, ya que desarrollo social comienza por Casa.

Qué hacer el fin de semana

Después de una semana de trabajo y carreras para ir a dejar y a traer a nuestros hijos al colegio, clases de natación, karate, música, piñatas, repasos, etc., etc., etc…llega el deseado fin de semana. Toda la familia está junta, cada hijo quiere hacer algo distinto, incluso nosotras: desearíamos poder ir al desayuno con las amigas que tenemos meses de no vernos, ir a la fiesta de cumpleaños del año donde habrá baile, música, ver la película del momento con tu esposo, en fin, tantas cosas.
Pero si nos organizamos y balanceamos las diferentes actividades, podemos lograr un fin de semana muy enriquecedor y relajante para la familia. Un consejo importante es no calendarizar todo el día, y ocupar todo el día haciendo cosas ya que nos agotará. Es necesario tener momentos de ocio, de estar en casa en donde cada uno tenga un momento de privacidad y soledad: los chicos desean pintar, otros desean hacer manualidades, tomar una siesta, platicar tranquilamente, ver la televisión juntos, o bien tener un momento para meditar.
Puedes elegir una o dos actividades para el fin de semana: visitar el centro comercial nuevo, ir a algún museo para niños, ir al teatro a gozar una obra familiar, visitar algún parque cercano. Si es una época muy fría o lluviosa, pueden ir todos al cine a ver una película o una caricatura entretenida. Toda esta información la puedes encontrar en el periódico y escoger lo que más te convenga y se ajuste a los intereses de todos.
En todas estas actividades encontrarás material educativo, aprovecha cada momentos con tus hijos para enseñarles valores, reforzarles temas que estén viendo en el colegio, enseñarles más acerca de su entorno y la mejor manera de cuidarlo.
Fuente: http://www.enmicasa.com

LOS MÍOS, TUYOS Y NUESTROS

LOS MÍOS, TUYOS Y NUESTROS

Las familias modernas, modelos a estrenar

Los suyos, los míos, los de ambos. Hoy existen tantos modelos de familia como relaciones amorosas. A diferencia del siglo pasado en que una familia tipo constaba de papá, mamá y los niños, en la actualidad, con las segundas y hasta terceras nupcias, las cosas han cambiado y bastante. Así también surgieron diferentes conflictos.
Por ejemplo, celos entre la nueva pareja y el hijo, o entre los hermanastros. ¿Y qué pasa cuando uno de los padres quiere poner límites al hijo del otro? ¿Y cómo se hace para pasar las fiestas todos juntos teniendo en cuenta que cada uno de los niños tiene otra parte de la familia? ¿Y qué hay de esos/ esas ex acostumbrados a dar órdenes y manejar la vida de la nueva relación?
Por suerte el amor es capaz de traspasar cualquier barrera y sigue existiendo, pero tener una nueva relación estable luego de la separación implica un arduo trabajo.
Una amiga mía dice: “En estos casos hay que comprar el kit completo. Lo tomas o lo dejas”. Ella está orgullosa de que su novio sea muy buen padre, pero él se va hacia un extremo. Nadie discute que la prioridad siempre deben ser los hijos, mi amiga también los tiene. El problema es que constantemente le cambia los planes y queda tejiendo y destejiendo bufanditas de lana, como la recordada Penélope. Ella se queda desilusionada, con la autoestima por el piso y llena de furia, preguntándose: “¿Es realmente tan buen padre o se aferra a esa excusa para no armar una pareja en serio?”.
Otra conocida, luego de haberse separado volvió a convivir con un hombre y hasta decidieron tener un bebé. Feliz quiso contarle de la mejor manera posible la gran noticia a su hijo mayor. Pero se indignó porque el niño le dijo que su ex marido se había adelantado, ya que también iba a ser padre nuevamente. En síntesis, el chico que hasta ese momento era hijo único tuvo dos hermanitos al mismo tiempo, uno de su padre y otro de su madre.
Un caso llamativo es el de Laurita, la amiga de mi vecina, que se casó con un hombre mayor llamado Pablo. Aunque para ella es su primer marido, para él son sus terceras nupcias. Es decir lleva una gran familia a cuestas. Laura tiene la misma edad que Rocío, la hija de la primera mujer de su marido, con quien se lleva muy bien. Pero no tanto con Valeria, la verdadera primogénita de Pablo, que es del segundo matrimonio. Los mayores inconvenientes surgieron cuando Rocío tuvo a sus hijitos, a quienes Pablo adoraba cual si fueran sus nietos. Un tiempo después, su hija, Valeria, también quedó embarazada, entonces se enfurecía cuando sentía que su padre les brindaba más atención a sus nietos postizos que a los propios. Laura debía prestarles las orejas a todos y trataba de mediar pero no le resultaba nada fácil.
Formar nuevas familias implica rehacer nuevas normas de convivencia, donde cada uno tiene que encontrar su propio espacio, tratando de invadir lo menos posible al resto de los integrantes. Lo que importa en definitiva es priorizar la felicidad de cada uno. No es fácil pero vale la pena intentarlo.
Algunos consejos:
- Como padres debemos ser nosotros los que tomemos cualquier tipo de decisión. Una vez que nos pusimos de acuerdo con nuestra pareja hay que transmitírsela a nuestros hijos.
- Hablar mucho con los niños y demostrarles que siempre serán lo más importante. Eso no implica que no queramos a otras personas.
- Tratar de encontrar nuevos espacios para cada uno y respetarlos.
- Si bien no hay que ponerse en contra de las ex parejas, no permitir que se entrometan en la decisiones.
- Utilizar la experiencia anterior para no repetir errores.
Fuente:Paula Halperín

http://espanol.blogs.mujer.yahoo.com

LOS ABUELOS

LOS ABUELOS

Los abuelos: entre el amor y la disciplina

Descubre qué tipo de abuelito tiene tu bebé y fortalece los lazos entre ambos.
Los abuelitos del bebé desempeñan un papel muy importante y especial en la vida de tu hijo. Tradicionalmente a los abuelitos se les ha visto como personas extremadamente indulgentes y grandes colaboradores en la indisciplina de los hijos.
Hoy en día ya no es así, es una minoría quienes conservan esa imagen, y una gran mayoría muestran una realidad diferente.
Quizá se deba a que actualmente los padres se hacen abuelitos más jóvenes, estamos hablando de un promedio de 50 años aproximadamente, aunque hay quienes desde los 40 ya son abuelos.
Es más probable que estos abuelitos jóvenes aún se encuentren sanos, activos y trabajando jornadas completas, por lo cual disminuye el tiempo libre para dedicarles a los nietos.
Sin embargo eso no implica que los abuelitos no estén en disposición de proporcionar a los nietos sus atenciones y amor, simplemente que se dan estilos diferentes dependiendo de la forma en cómo tratan a los nietos y de los modos de participar en la vida familiar.

Estilos de abuelos

Según psicólogos expertos han identificado algunos “estilos de ser abuelos” que describen los modos de participar con la familia. Te mostramos cuáles son y las características de cada uno.
• Tradicional: Le gusta visitar a los nietos con regularidad y en cualquier oportunidad que se presenten están dispuestos a quedarse con ellos por un tiempo. Intentan no ser dominante para que los hijos no piensen que están influyendo en la educación de sus pequeños.
• Juguetón: Quieren participar más con las actividades de entretenimiento del niño, juegan con él y cada que pueden lo sacan a pasear. Buscan una relación cálida y amorosa con sus nietos fundamentada en el amor mutuo.
• Autoritario: Se consideran cabeza de la familia, y por tanto suponen que los hijos deben consultarle todo, sobre todo en cuanto a la educación y crianza de los nietos. Sus ideas son fijas y en ocasiones son renuentes a aceptar otras.
• Distante: Son aquellos que por alguna razón se encuentran lejos, ya sea porque viven en otra ciudad u otro rumbo; lo que hace que los momentos de convivencia con los nietos sean pocas, y por ello poco se involucran en la vida de ellos.

La recomendación
Sea cual sea el estilo de abuelo que tenga tu bebé, lo importante es que se desarrolle una relación positiva tanto de ellos con tu bebé, como tú con ellos.
Ten en cuenta que la comunicación familiar es esencial para la convivencia sana y positiva y que el mayor beneficio será a final de cuentas para tu pequeño, pues crecerá como un niño sano y feliz emocionalmente hablando.

La importancia de los abuelos / The importance of the grandparents

Los abuelos son muy importantes en el desarrollo del niño. Nietos y abuelos se unen para retroalimentarse.

Los abuelos son un claro ejemplo de la ley de la relatividad. Para muchos padres, son vistos como saboteadores y hasta conspiradores en lo que se refiere a la educación de los hijos. Para los hijos de estos mismos padres, son más bien vistos como el mejor aliado con el que cuentan en casa, las 24 horas del día, los 365 días del año. Y es que parece que en el momento justo del nacimiento de los nietos, los abuelos parecen ser digitados para eliminar de su vocabulario la palabra “no”. Todos los que hemos tenido el privilegio y el alto honor de disfrutar de nuestros abuelos, sabemos que una vez que han partido, queda un vacío enorme en nuestro corazón. Incluso, cuando la muerte los alcanza cuando los nietos ya son adultos. En mi caso, la balota me tocó temprano y sólo pude disfrutar de mi abuela materna hasta los 12 años, momento en el que sentí que me quitaron una columna de apoyo. Ella era la que única que me defendía cuando me imponían un plato que me repugnaba y la que me protegía cuando el niño de 11 años aún sentía miedo a la oscuridad.
Ciertamente los abuelos son lo máximo para un niño porque son adultos que se comportan como niños. Pero son mucho más que eso y quizás cuando se hable de la ingratitud de los hijos hacia los padres, también nos podamos referir al hecho de que los que son padres no reconocen el papel del abuelo en la casa. Por ejemplo, el caso de un matrimonio en que ambos trabajan y no disponen de mucho tiempo para estar junto al niño. Es evidente que una niñera, por más educada y sensible que sea no puede reemplazar el trabajo de los padres. Es aquí donde entra a tallar el comodín de tener un abuelo o un par o dos pares de ellos que ya sería de utopía. También tenemos el caso de los matrimonios que tienen varios hijos, escenario en donde cualquier ayuda es bienvenida y más la de los abuelos que tiene vasta experiencia en el asunto de la crianza de los niños. La gran ventaja de los abuelos sobre los padres –por emplear algún término- es la lectura que tienen de la situación. Ellos no pierden tiempo en dar órdenes a los niños, sino que le dan la vuelta al asunto y se concentran en entablar una relación de amistad con ellos.
En medio de esta relación con los abuelos, los niños sienten que llevan el control de las cosas, hecho que traslada el stress de estos hacia la nada. Todo se facilita y los abuelos simplemente vigilan que el entorno del niño sea seguro. Ambos encuentran libertad en este espacio y, a decir verdad, es una relación recíproca que busca identificación personal. En efecto, tenemos a los niños que se sienten liberados del ritmo estresante de los padres que todos los días tienen una lista de obligaciones y órdenes que les imponen, muchas de ellas en forma vertical. Por otra parte los abuelos, por su condición de avanzada edad, han sido dejados un poco de lado por sus hijos y ni qué decir por la sociedad, sienten que han perdido protagonismo y de alguna forma se sienten desamparados. De pronto ven que son importantes para alguien, en este caso los niños y por supuesto, no dudan en ofrecerles su amistad abiertamente, sin verticalidad. Este efecto, crea una sumatoria de fuerzas y muchas veces se convierte en una sólida unidad, muy enternecedora para los que la identifican desde fuera del círculo familiar.
Amigos muy queridos, muchas veces las decisiones que toman los padres respecto de sus hijos, riñen con la filosofía de los abuelos. En este punto es importante que la familia converse y se establezcan puntos comunes y áreas de interferencia para que todo marche en beneficio del niño. No son convenientes los discursos contradictorios y la única manera de solventar esta área es haciendo que la comunicación sea fluida. No es convenirte en ninguna forma la desautorización o descalificación y mucho menos delante del niño. Si se conversa, verán que los puntos a consensuar no son muchos y que ambas partes tienen un amplio campo de acción para interactuar con el niño sin necesidad de que los celos se cuelen en el seno familiar. Por otra parte, los niños aprenden valores muy importantes, por ejemplo el respeto y consideración hacia los ancianos. También se forjan los valores del respeto por la historia ya que los abuelos siempre traen las mejores historias bajo el brazo y, lo que es mejor, las anécdotas que nuestros padres protagonizaron cuando fueron niños también.
Dios bendiga,
Dorita
***
The importance of the grandparents

The grandparents are very important in the development of the child. Grandchildren and grandparents join each other for retro-feeding.

The grandparents are a clear example of the law of the relativity. For many parents, they are seen as saboteurs and up to conspirators as for the education of the children. For the children of the same parents, they are rather seen as the best ally with whom they are provided at home, 24 hours of the day, 365 days of the year. And the fact is that it seems that in the exact moment of the birth of the grandchildren, the grandparents seem to be digitizing to eliminate of their vocabulary the word 'not'. All that we have had the privilege and the high honor of enjoying our grandparents; we know that once they have died, an enormous gap stays in our heart. Even when the death reaches them when the grandchildren are already adult. In my case, the ballot touched me early and only I could enjoy my maternal grandmother up to 12 years, moment in which I felt that they took a column of support from me. She was the only one that was defending me when they were imposing on me a meal that was disgusting me and the one that was protecting me when the 11-year-old child was still feeling fear of the darkness.
Truly the grandparents are the maximum thing for a child because they are adult that behave as children. But they are much more than that and perhaps when I spoke about the ingratitude of the children towards the parents, also let's be able to refer to the fact of that those who are parents do not recognize the role of the grandparents in the house. For example, the case of a marriage in which both work and have not a lot of time to be along with the child. It is clear that a babysitter, for more polite and sensitive that she is cannot replace the work of the parents. It is here where it begins to carve the joker of having a grandparent or a pair or two pairs of them that would be already of utopia. Also we have the case of the marriages that several children have, stage where any help is welcome and more that of the grandparents that has vast experience in the matter of the upbringing of the children. The big advantage of the grandparents on the parents – for using some term - is the reading that they have of the situation. They do not lose time in giving orders to the children, but they turn round it to the matter and concentrate in beginning a relation of friendship with them.
In the middle of this relation with the grandparents, the children feel that they take the control of the things, fact that the stress of these moves towards nothing. Everything is facilitated and the grandparents simply watch that the environment of the child is secure. Both find freedom in this space and, to tell truth, it is a reciprocal relation that looks for personal identification. In effect, we have the children who feel liberated of the stressful rhythm of the parents who every day have a list of obligations and orders that they impose on them, many of them in vertical form. On the other hand the grandparents, for their condition of advanced age, have been left a little of side by their children and what to say for the society, they feel that they have lost leading role and of some form they feel helpless. Suddenly they see that they are important for someone, in this case the children and of course, do not hesitate to offer them their friendship openly, without vertical position. This effect, a summation of forces creates and often ii turns into a solid unit, very touching for those who identify it from the outside of the familiar circle.
My very dearest friends, often the decisions that the parents take with regard to their children, argue with the philosophy of the grandparents. In this point it is important that the family converses and common points and areas of interference are established so that everything goes for the sake of the child. The contradictory speeches are not suitable and the only way of settling this area is doing that the communication is fluid. It is not to be convenient for you, about no form, the undermine the authority or disqualification and much less in front of the child. If it is spoken, they will see that the points of agreeing are not great and that both parts have a wide field of action to interact with the child without need of that the jealousy strains in the familiar bosom. On the other hand, the children learn very important values, for example the respect and consideration towards the elders. Also the values of the respect are forged by the history since the grandparents always bring the best histories under the arm and, which is better, the anecdotes that our parents led when they were children also.
God bless you,
Dorita